miércoles, 29 de enero de 2014

Tus sueños no son tuyos, sino de la humanidad.
Tiempo, espacio, silencio.
El latir suave de su corazón desaparece,
en su lugar, un trueno.
La luna brotó del pozo en cuarto menguante,
el poeta la llamó desde la profundidad
y en el cielo ella miró atrás, llena
de furia o lágrimas.
Tus sueños no son suyos.
El sol en mis ojos, espirales en descenso.
Roto el sueño, queda el desierto:
la arena ruge, el cielo se desata –
hasta la luna llora ante tal silencio.
El sol en mis ojos, fiebre en Siberia.
Perlas de sudor reflejan las estrellas:
se cree en una pasarela y se adentra
entre los chopos -sus sueños no son tuyos-
tan desnudo (silencio) como ellos.

(hecho a partir de tweets)

No hay comentarios:

Publicar un comentario