domingo, 25 de enero de 2015

Melodía batida


Sueño subtitulado, Dolby™ digital, remasterizado.
En el más flamante Technicolor. En el más sincero blanco y negro.
En una plaza cualquiera, sentado en un banco, mi vida
es ver amores pasando en la pantalla de pano, del fondo del plano
del dios de los amores o de Santo Antonio.
En las incertidumbres de la estrada, escupitajo gitano
en el ojo de un Yo imaginado:
tu corazón, querido, es complicado -
aquello que ni empieza y ya termina en desvarío:
tus amores, cariño, son imposibles -
antes canta el pez del río, que otro en ti eche raíces.
En la no-melodía de un corazón roto
se toca el contrapunto de las risas en el camino.
Mi poesía es el silencio de las cosas mínimas,
mi suspiro, lleno de otoños, en octubres diversos
se versifica:
"no sé de dónde viene tanta tristeza,
no sé si mi silencio tiene un fin;
no sé de dónde viene tanta certeza
de que todo que era bueno llegó a un fin"
Cuando el sol se esconde más allá de donde alcanza el mar,
cuando mi alma se eleva por la relva alta,
cuando mi voz corre por los prados bajos,
soplando en los peñascos altos, en la hierba alta,
en las olas altas. Mi marea, la melancolía
en la batida de aquel viejo country,
de aquel viejo blues, de aquel viejo fado-
la misma triste nota, triste, triste pena
que viene, que se alastra, desde que el tiempo es tiempo,
que se arrastra desde que el viento es viento y viene
lleno de otoños en las incertidumbres de la estrada, soplando amores
de los peñascos altos de más allá de donde alcanza el mar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario